icon-award icon-back icon-copa icon-fullscreen icon-lupa icon-mail icon-menu icon-next icon-pattern-2 icon-pattern icon-prev icon-redes-facebook icon-redes-instagram icon-redes-mail icon-redes-twitter icon-send pattern

Nuestros viñedos orgánicos se encuentran en reconocidas zonas para la elaboración de vino. Seguimos prácticas orgánicas en todos nuestros viñedos, dando paso a suelos sanos, fruta pura y vinos expresivos.

VALLE DE CASABLANCA

Casablanca está situado a los pies de la Cordillera de la Costa. Los viñedos, rodeados por 2500 hectáreas de bosques nativos, reciben las brisas y las nieblas matutinas que soplan desde el océano Pacífico moderando las temperaturas y establecimiento condiciones ideales para el cultivo de variedades blancas (Sauvignon Blanc, Chardonnay) y tintos de clima fresco (Pinot Noir, Merlot, Syrah).

VALLE DE COLCHAGUA

Ubicado a 45 kilómetros de la costa del Pacífico, Colchagua tiene un clima cálido, moderado por dos cadenas montañosas que se extienden de norte a sur a lo largo del valle. En Marchigüe, la combinación de suelos bien drenados, con textura franco arcillosa y material rocoso ofrecen condiciones ideales para el cultivo de variedades tales como Carmenere y Cabernet Sauvignon.

Viñedos

Prácticas Orgánicas

En todos nuestros campos seguimos prácticas orgánicas que aseguran las mejores condiciones para el desarrollo de la vid, logrando viñedos sustentables en el tiempo. Suelos vivos y equilibrados dan lugar a uvas de calidad que expresan el máximo potencial del terroir. Las prácticas orgánicas en el campo incluyen:

1. Elaboración de compost de calidad a partir de la totalidad de los residuos orgánicos obtenidos durante la vendimia.
2. Aplicación de compost que permite el aumento de la biodiversidad del suelo.
3. Cultivos entre hilera con el fin de mejorar la estructura del suelo, minimizar la erosión y aportar nutrientes.
4. Conservación de corredores biológicos para preservar la biodiversidad asegurando un ecosistema autoregulado.
5. Incorporación de ovejas que ayudan a cortar el pasto, airear el suelo y minimizar la compactación, actuando además como fertilizantes naturales.